¿Cómo contratar una empresa constructora?

Si estás pensando en construir una casa u otro tipo de inmueble y para ello buscas contratar a una empresa constructora, te invitamos a leer este artículo de Buena Inversión donde te entregamos diez consejos para seleccionar y contratar una empresa de construcción y no morir en el intento.
Tiempo de lectura: 8 minutos
Compártelo:
WhatsApp
Facebook
LinkedIn
Email

¿Buscas construir una casa u otro tipo de inmueble? Si tienes algo de experiencia y conocimiento en construcción, bien puedes construir la obra con maestros con los cuales has trabajado en otras ocasiones y que son de tu confianza. Pero si no tienes experiencia realizando trabajos de construcción, lo más probable es que termines optando por una empresa constructora para edificar tu inmueble. Si ese es tu caso, en este artículo de Buena Inversión te entregamos diez consejos para seleccionar y contratar una empresa constructora y no morir en el intento.

10 consejos la hora de contratar una empresa constructora

Consejo #1: Cotiza con diferentes personas o empresas.

Como en cualquier servicio que estés próximo a cotizar que involucre alto envolvimiento de tu parte (harto tiempo de dedicación y una alta suma de dinero que debes pagar), la regla número uno es cotizar con diferentes proveedores que puedan ejecutar tu proyecto de construcción. Aunque el factor fundamental aquí es el precio de su servicios, este no es el único aspecto que deberías evaluar. Es importante que consideres también cuál es la formación y experiencia que tiene cada uno de ellos y qué garantías pueden ofrecerte entre otros aspectos que veremos en los siguientes puntos.

Consejo #2: Revisa el historial de trabajos y referencias. 

Cuando estés eligiendo a quién contratar para llevar a cabo una construcción o remodelación, pregunta a los prospectos por proyectos anteriores en los que hayan trabajado. También pregúntales si pueden darte el contacto de alguien a quien preguntarle por referencias. Contar con la opinión de clientes previos puede ser tu guía al tomar la decisión de quién contratar. Por cierto, esta misma práctica siguen muchas empresas privadas antes de contratar a un empleado.

Se exigente con la evaluación de las referencias que recibas. No basta solamente con que hayan completado el trabajo. Es importante evaluar también si los clientes previos quedaron conformes con el resultado de las obras, así como también con la forma de trabajar que tuvieron.

Consejo #3: Ponle atención a la experiencia 

Puede que lo que necesites sea realizar una construcción sencilla como por ejemplo levantar una bodega con instalaciones eléctricas y cañerías. En tal caso, cualquier maestro con cierta experiencia puede ser un buen candidato. Pero si lo que necesitas es hacer un trabajo más especializado o que comprenda una intervención de mayor alcance (por ejemplo, construir una casa con una arquitectura innovadora y compleja de varios metros cuadrados en un terreno agreste), asegúrate que las personas o empresa que contrates tenga cierta experiencia en trabajos de similar envergadura. Un improvisación ante falta de experiencia puede transformarse en una negligencia que termine costando caro.

Consejo #4: Asegura disponibilidad de tiempo o plazo de la obra. 

Si tus trabajos de construcción serán realizados por un conjunto de maestros dirigidos por un capataz, lo más probable es que estén totalmente dedicados a la construcción para los que los contrataste. Pero si estás trabajando con una empresa constructora, es probable que esté atendiendo a otros clientes y eso pueda afectar la atención de tu obra. Esto puedes atenderlo acordando  los horarios en los cuales trabajarán en tu construcción.

Otra forma de resolver este problema es fijando un plazo de la ejecución de obra. Si estás construyendo obras menores con unos pocos maestros no vale mucho la pena fijar un plazo. Pero si estás trabajando con una empresa, es bueno que acuerden un plazo para dejar finalizada la construcción. De esta forma, si el objetivo de tu proyecto de construcción es posteriormente explotar comercialmente el inmueble, esto te permitirá planificar la operación comercial y su evaluación económica; por ejemplo, a través del método de valor presente neto.

Consejo #5: Evalúa el presupuesto

Si contratas a una empresa para construir tu futura propiedad, lo normal es que la propia empresa te entregue un presupuesto. En este caso, debes exigir que el presupuesto sea detallado, especificando el costo de los materiales y la mano de obra por separado, además del porcentaje de utilidad de la empresa. Si la empresa que estás cotizando se niega a entregar un presupuesto en detalle, descártala. O bien son incompetentes para elaborar un presupuesto, o su intención es engañar o ser poco transparente con sus costos y su forma de operar. Cualquiera de los dos situaciones no es deseable.

Al recibir el presupuesto, es aconsejable que tengas un cálculo simplificado de los materiales que se requieren en la construcción para que puedas hacerte una idea si la cantidad requerida se justifica o no. Por ejemplo, en la partida de pintura de los muros del futuro inmueble, puedes tener una estimación de cuánto mide en total la superficie que vas a pintar. Así, sabiendo cuantos metros cuadrados rinde un galón de pintura, puedes tener un cálculo aproximado de cuantos galones se necesitan para pintar los muros del inmueble en construcción y contrastarlo con la cantidad de pintura detallada en el presupuesto.

Consejo #6: Haz una visita a obras en progreso.

Si vas a contratar a una empresa para los trabajos, visitar otras obras en las que estén trabajando actualmente es una buena forma de hacerte una idea de cómo trabajan y si es buena idea contactar. Cuando visites los trabajos, fíjate si el lugar de trabajo se mantiene limpio y ordenado. Revisa también si toman medidas y cuentan con el equipamiento necesario para prevenir riesgos, entre otros aspectos. Un ambiente de trabajo sucio, desprolijo, lleno de riesgos alrededor puede ser señal de que la propia construcción sea ejecutada de forma desprolija también.

Consejo #7: Pon atención en la comunicación. 

Cuando estés en la etapa de cotización y evaluaciones previas a decidir tu proveedor para realizar los trabajos de construcción, pon atención en la forma en que tus prospectos se comunican contigo pues lo más probable es que mantengan esa forma de comunicación contigo posteriormente. Si no te parece adecuada la forma de comunicarse de un potencial proveedor, ya sea porque no es lo suficiente atento, respetuoso, rápido o claro en responder y atender tus inquietudes y solicitudes, lo mejor es que no decidas contratarlo.

Consejo #8: Descarta a un proveedor con una cotización muy baja 

Aunque esto puede sonar contra-intuitivo en la lógica de optimizar los recursos para maximizar la rentabilidad de una inversión inmobiliaria, también hay que saber que muchas veces “lo barato cuesta caro”. Si estás decidiendo entre distintas empresas y una de ellas ofrece una cotización bajísima,  puede ser síntoma de una desesperación de su parte por captar clientes, quizás porque hicieron mal la cosas con otros clientes previos. 

Una cotización muy baja le deja al proveedor un bajo margen de utlidad, lo que naturalmente lo fomenta a ahorrar en materiales y procedimientos. Este ahorro a larga puede pasarte la cuenta. Por ejemplo, si se emplearon materiales de baja calidad tendrás que reemplazarlo dentro de poco tiempo. O bien, la empresa puede ahorrar empleando muy pocas personas para llevar a cabo las obras. Esto significará una mayor duración de las obras de construcción en comparación con haberlo hecho con otro proveedor.

Consejo #9: Fija el calendario de pagos. 

Este punto es importante a la hora de establecer un contrato con una empresa constructora. Debes acordar de forma clara cuándo y cómo se harán los pagos de la construcción. 

Como cliente, buscarás evitar pagar la mayor parte del presupuesto antes de comenzar la obra. Por su parte, el proveedor tampoco querrá ver la totalidad del pago al finalizar la obra. Naturalmente deberán llegar a un acuerdo donde como cliente pagarás por adelantado cierto porcentaje del presupuesto al comenzar la obra. Los restantes pagos deberán hacerse contra avance de la obra.

Consejo #10: Deja todo establecido por contrato. 

Aunque te pongas a trabajar con un proveedor de confianza con el cual has trabajado antes, no debes dejar nada a la buena voluntad de las personas o la fe en la humanidad. Las reglas claras y establecidas por escrito en un contrato te evitarán dolores de cabeza y malos entendidos. Además, te permitirán defenderte legalmente en caso de que te veas perjudicado por incumplimientos por parte del proveedor. Asegúrate de que cualquier acuerdo quede escrito en el contrato: lo referente a presupuestos, plazos, forma de pago, proceder en caso de conflictos, etc.


Listo, ya tienes diez consejos en tu bolsillo para que puedas contratar una empresa constructora de forma exitosa, reduciendo riesgos propios de este proceso. Si te gustó este artículo o tienes otro consejo que quieras compartir con los lectores, déjanos tu comentario. ¡Saludos y Buena Inversión!

9 comentarios

    1. Hola Daniel,
      gracias por tu interés. Por ahora no manejamos contratos tipo disponibles para los usuarios del sitio. Cuando tengamos algo así te avisaremos.
      Saludos

  1. Hola, buen tema has puesto en la tarima, estoy pensando en construir a un plazo no muy largo, un 2do piso en una casa, y me gustaria que una constructora lo realizara asi que muchas gracias por estos consejos.

    1. Hola Abett,
      gracias por tu comentario. Sinceramente desconozco de un listado de empresas constructoras asociadas con Serviu
      Lo más cercano que hallé fu un documento de la página del minvu donde se listan proyectos seleccionados del 2019 https://www.minvu.cl/wp-content/uploads/2019/06/NoMINA-DE-PROYECTOS-SELECCIONADOS-2-cierre.pdf
      En ese listado puedes ver una serie de inmobiliarias y constructoras para los proyectos seleccionados.
      Espero pueda ayudarte en alguna medida
      Saludos,

  2. Estimado Dante: me gustó mucho el tema. Por conocimiento de causa, agregaría dos cosas: dependiendo del volumen, garantía de fiel cumplimento de contrato, anticipo y buena ejecución de la obra. Y no menos importante, control del pago de sueldos y leyes sociales. A demás de que la gente reciba entrenamiento sobre los posibles accidentes, pues el mandante es el último responsable de esas materias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acerca de nosotros

Estás en Buena Inversión. Un sitio especializado en entregar información relevante para inversiones inmobiliarias.

Artículos Recientes